Reflejos de la tarde (WIE nº 374) por Libardo Ariel Blandón Londoño - Ariello

Reflejos de la tarde (WIE nº 374) por Libardo Ariel Blandón Londoño - Ariello
Titulo del libro : Reflejos de la tarde (WIE nº 374)
Fecha de lanzamiento : October 2, 2015
Autor : Libardo Ariel Blandón Londoño - Ariello
Número de páginas : 152
Editor : Windmills Editions

Obtenga el libro de Reflejos de la tarde (WIE nº 374) de Libardo Ariel Blandón Londoño - Ariello en formato PDF o EPUB. Puedes leer cualquier libro en línea o guardarlo en tus dispositivos. Cualquier libro está disponible para descargar sin necesidad de gastar dinero.

Libardo Ariel Blandón Londoño - Ariello con Reflejos de la tarde (WIE nº 374)

“Reflejos de la tarde” es el nombre que he elegido esta vez para llamar a esta pequeña obra literaria constituida por 140 piezas poéticas.
Fue concebida, inicialmente, como homenaje a una nueva criatura que entra a enriquecer la familia, Joaquín, pero a la postre acabó por convertirse en una obra de mayor proporción con un toque de misterio al añadírsele poemas grises y negros, así pues que son dos presencias importantes, bienvenido Joaquín bienvenido libro.
Los temas que se tocan son variados, algunos poemas tienen que ver con el personaje que llega, los demás van dedicados al mismo y que sirvan para dar paso al sin fin de alternativas que se verá presto a atravesar por el arduo sendero de la vida.
La gran mayoría de los poemas son reversibles o regresivos, pueden leerse empezando por el último verso y terminando con el primero. Al final aparecen algunos poemas con una característica especial que los convierte en piezas exclusivas. Por su característica particular se les denomina “Filigranas” este tipo de poesía permite recrear al lector poniéndolo, en cierto modo, en “interacción” con el poema debido a que se presta para dar varias interpretaciones, cambiándoles la puntuación claro está y variando o desbaratando las estrofas. Entre ellos tenemos los poemas múltiples que se pueden leer en todas las direcciones.
De todos modos no deja de ser interesante, tanto para quien escribe como para quien se recrea leyéndolos.
No se hizo énfasis en una clasificación para no encasillar al lector, esto permite disfrutar la lectura abriendo el libro al azar, en cualquier página y encontrándose con un tema diferente.
Recordemos que la intención es recrear, recrear y recrear por encima de cualquiera otra idea que se tenga a mano.
Uno lee una novela y ya. Asunto arreglado. Se hacen los comentarios pertinentes pero ya la obra quedó liquidada. En poesía no. El asunto aquí es distinto. Leemos un poema, lo volvemos a leer y otra vez, y luego otra y cada vez le encontramos algo nuevo. Muchas veces nos los aprendemos de memoria.
Entonces queda demostrado que cada poema tiene la función de recrear.
Espero que cada poesía cumpla con la función para la cual fue creada y que el lector se deleite saboreando y ensayando las múltiples maneras de leer, releer y releer.
****************
Libardo Ariel Blandón Londoño – Ariello
Nació un 17 de noviembre de 1951 en el municipio de Concordia, ubicado al suroeste del departamento de Antioquia en medio de arrieros y animales domésticos; desde muy niño tuvo la inclinación por escribir poemas dado que su padre escribía muy bien sus versos, hacía excelentes composiciones poéticas y escribía canciones. Allí nació su inclinación por la poesía. Ha acompañado siempre sus actividades profesionales con la poesía y con la música, lo que le ha permitido una vida llena de satisfacciones y alegrías.
Es biólogo dedicado a la enseñanza en una de las universidades de la ciudad de Medellín, le encanta compartir sus conocimientos con aquellos que empiezan a trasegar por los arduos caminos de la vida; sus pupilos son la razón de su trabajo. Como biólogo ha realizado trabajos de investigación sobre los murciélagos y sobre metacognición como mecanismo de aprendizaje de las Ciencias Naturales.
Es un convencido de la buena voluntad de las personas con las que tiene que compartir algún momento por cualquier circunstancia. Cree en la gente, en su trabajo y especialmente en Dios quien le ha permitido escribir estas líneas que son fruto de lo que ha hecho, no para él, sino para el público que se recrea.